Noticias ASDEN

La defensa de la calidad del agua debe ser una prioridad para los sorianos.

23-03-2020

La participación y la exigencia de responsabilidades a las autoridades son prioridades ecologistas para garantizar la disponibilidad de agua de calidad y asegurar el futuro de Soria.

Este 22 de marzo de 2020, Día Mundial del Agua, ASDEN-Ecologistas en Acción de Soria recuerda que la defensa de los ecosistemas acuáticos (ríos, manantiales y humedales) es unos de sus principales objetivos, ya que su adecuada conservación garantiza disponer agua de mejor calidad.

He aquí algunos esclarecedores ejemplos:

  1. Vertidos al Río Val. Desde el mes de septiembre de 2019 los vertidos de la depuradora (EDAR) e industrias de Ólvega, en especial de SAIONA S.c.l. se han reducido de tal manera que el agua llega casi transparente al río Val, aunque su carga contaminante es muy elevada.

Estos vertidos se han solucionado a partir de la divulgación y denuncia ecologista  continuada (desde el año 2012) que ha obligado a la Confederación Hidrográfica del Ebro a sancionar; y también instalar un sensor acuático y una cámara que vigila 24 horas el desagüe de la EDAR.

  1. Vertidos al río Tera en Garray. La mejora en la calidad del agua del Duero por encima de la ciudad de Soria, que muchos paseantes han comprobado el pasado otoño, ha sido posible gracias a la resolución de varios expedientes sancionadores por vertidos en Garray. (Más por la negativa publicidad generada por la divulgación de los vertidos que por la irrisoria cuantía de las sanciones)
  2. Cianobacterias en el embalse de la Cuerda del Pozo. Una amenaza para la calidad del agua de Soria cuando desciende su volumen almacenado y que ASDEN puso en evidencia en el año 1999. La CH. del Duero negó esta situación durante más de 10 años, y luego realizó un un estudio que aconsejaba unas actuaciones preventivas que no han aplicado, y que se echaran en falta en próximos episodios de sequía estival.

Todavía hay muchos vertidos puntuales a solucionar, como son los de la ciudad de Soria: matadero, colectores de pluviales y vertidos de la actual EDAR, de los que son testigos numerosos vecinos están tomando conciencia ambiental.

La nueva EDAR solucionará parte de los mismos, pero no él de las pluviales, y a su vez dará lugar otros nuevos problemas derivados de su ubicación en zona inundable.

Otro problema más grave es la contaminación difusa por nitratos de origen agrícola y ganadero , y que es previsible que aumente con el aumento en la producción de purines y la agricultura intensiva en regadío.

A esto hay que sumar las perspectivas de incierto futuro que marcan los escenarios de cambio climático, con reducción de los aportes de agua y deterioro de su calidad por aumento de la temperatura y expansión de patógenos.

Algunos de estos conflictos se solucionaran con grandes y costosas inversiones en infraestructuras; que como estamos viendo en Soria no están al alcance de numerosos pueblos. Una realidad de la que están tomando conciencia sus habitantes exigiendo controles ambientales, alegando a macrogranjas ganaderas y exigiendo información sobre la calidad de su agua potable.

Otras Causas

Otras Causas: